10 de febrero de 2006

LEER ENTRE LÍNEAS

Entre tanto mail interesante o intrascendente que llega a diario a mi casilla, hoy rescaté un párrafo que realmente me llamó la atención y despertó esas cosas raras que se nos despiertan a los que nos gusta escribir, cuando leemos cosas como estas.

“…sacuda cada vez nuestras palabras porque siempre llevan algo adherido: experiencias, sentimientos, ideas vitales o moralejas.”, reza el párrafo en cuestión, extraído del e-boletín de la empresa
Sinapsis –consultora española en comunicación.

Y me preguntaba, ¿cuántas veces tomamos literalmente las cosas que nos dicen, que leemos, que nosotros mismos decimos? ¿cuántas veces no prestamos la suficiente atención a ese mensaje que viene entrelazado entre muchas o pocas palabras?

Creo que estamos tan apurados en este mundo que gira cada vez más rápido, y que parece que a cada momento va a despedirnos de su faz, que no tenemos tiempo –o no nos lo hacemos- para escuchar, para mirar a los ojos, para oir el corazón del otro.

En este planeta cada día hay algo nuevo, y en estos días estuve leyendo sobre el movimiento slowly, que busca que detengamos un poco el acelere que llevamos y nos dediquemos, entre otras cosas, a prestar atención a lo que nos rodea, y a lo que tenemos en nuestro interior, que entre tanto ruido a veces parece que se queda sin voz… ¿será de tanto gritar sin que lo escuchemos?

3 comentarios:

Hester Prynne dijo...

En La Letra Escarlata estoy dando una fiesta. ¿Te pasas a tomar algo y a felicitar a la homenajeada? ¡Te invito!

Bruja dijo...

Muchas gracias por pasarte por mi fiesta.
Ey! que es eso de pensar que eres mayor por recien pasar lo 30? Ni aunque que fueran 40 ni 50, la edad ya sabemos que va por dentro. Se puede ser un obtuso abuelo de 20 años o una despierta niña de 60. Tu, y solo tu, sabes donde te encuentras en cada momento de tu vida.
besos mil

p.d. Y sigue con el blog, que esto promete...

Rebeca dijo...

¡Hola!
Intuyo que con Hester te refieres a La Letra Escarlata. Esta mañana le dejé un post por vez primera, me pasó el link una amiga del fotolog.
Pues nada, Soledad, te pongo un link en tribecca (porque si no se me olvidan las cosas, necesito verlas) y ya nos vamos leyendo, :)

Un abrazo.