4 de julio de 2010

Libros con libros

Con “El librero de Kabul” finaliza mi propio reto literario: leer cuatro libros cuyos protagonistas sean ellos mismos.

“El lector”, “Firmin”, “La ladrona de libros”. Todos hablan de los libros como salvadores, como el escape perfecto a guerras, tanto internas como externas. Cada uno de los protagonistas –humanos o animales- se encuentra cara a cara con la muerte, la propia, la ajena, alguna más amistosa que otra, y todos toman al libro como escudo para hacerle frente.


En cambio en “El librero…”, los libros son sólo salvación para un personaje, para el resto es sólo una condena a una vida que no desean y que en algunos casos llegan a odiar.

Pero para ninguno de nuestros personajes, los libros pasan con indiferencia por sus vidas, salvación o condena, para todos tienen un significado importante en su realidad.

6 comentarios:

lammermoor dijo...

Hola Soledad, así que no soy la única que siente esa atracción fatal hacia los libros en cuyo título figura la palabra libro, lector, lectura, o similar.
He leído todos los libros que componen tu particular reto -Firmin hace poco. Y es cierto que en El librero de Kabul los libros no tienen el mismo significado que en el resto de títulos.
Le dediqué una entrada a El Lector, por si quieres darle una ojeada :-)

bibliobulimica dijo...

Este reto propio estaba muy interesante. También me anoto entre las que no pueden resistir un libro que hable de ellos, librerías o similar ;)
¡felicidades por terminarlo!

Vilma Santillán dijo...

Hola }Sole

Si bien en el título no se alude a los libros, sí en el desarrollo de la novela. Se trata de la obra de Carlos Ruiz Zafón: La sombra del viento, admirablemente situada enla Barcelona de la década de 1940. Te lo recomiendo. Vilma

R. dijo...

¡Hola Soledad!
De tu reto disfruté de las novelas de Schlink y Zusak. Hace nada terminé de leer FIrmin: también me encantó!
Aún no me decido a buscar El librero de Kabul, básicamente por lo que contó Ale (Bibliobulímica) en su blog.
Saludos,
R.

Soledad dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Soledad dijo...

lammermor: es cierto, siento una atracción fatal... pero hacia todos los libros :) Es una enfermedad que viene trasmitiéndose en mi familia desde hace un par de generaciones, comenzando en mi abuelo materno, y mi hija ya ha mostrado los síntomas. Por suerte no se ha descubierto la cura :)
Gracias por la visita, buscaré tu reseña!

bibliobulímica: como dices, y decía lammermor también, somos muchos los afectados por este extraño sindrome. Me imagino que será porque el amor que sentimos por las historias se amplia hacia el objeto libro y por eso todo lo que se refiera a ellos (incluyendo otros libros) ejerce en nosotros una fuerte atracción. Saludos!

Vilma: el de Ruiz Zafón es uno más de los que tengo en la lista interminable, ahora que tú me lo recomiendas subirá un par de escalones en su ubicación. Gracias!

R: los cuatro libros me gustaron mucho. Cada uno en su estilo cuenta cosas que te remueven un poco el interior. Te recomiendo leer también El librero... refleja una realidad que seguramente te resultará chocante, pero que lamentablemente es vivida a diario por los habitantes de numerosos paises, no sólo los islámicos. Saludos!