10 de julio de 2006

HISTORIAS

Lo que más me gusta en el mundo son las historias. Contarlas. Leerlas.
Me gustan las historias chiquitas. Las de personas pequeñas, comunes del montón. Como yo.
Pueden impresioname las grandes epopeyas, pero las que realmente me dejan sin habla son las cruzadas cotidianas, las de todos los días. Las que son iguales para vos y para mi. Las que nos esperan, agazapadas, a la vuelta de cualquier esquina y se nos trepan. Se nos cuelgan de la cartera, del bolsillo trasero del pantalón, del pelo de la nuca.
Esas pequeñas cosas que pueden pasar desapercibidas o cambiarnos la vida de un plumazo. Para bien. O para mal.

1 comentario:

capullo dijo...

qué bello, pequeña escritora, qué bello.